miércoles, 6 de julio de 2011

Impredecible

A veces eres como
un amplio hastio tempano de hielo,
Como olas que golpean el malecon y de a poco lo dañan;
Como el pensamiento inerte de una roca que no siente.
A veces eres como
El infinito beso que mis labios quieren tener, el incandescente fuego
que quema de pasion la piel;
Temblor en mi cuerpo
Gruta sin agua de escasa sed.

No hay comentarios:

Publicar un comentario